Paso del macho de Juan Carlos Bautista

Hace algunos meses, en la presentación de un libro, un escritor se quejaba de que gran parte de la crítica se había dedicado a señalar lo cómico y divertido como una de las principales virtudes de su narrativa. Con supuesta profundidad, el autor intentaba explicar al público que la verdadera importancia de su obra radicaba en la complejidad de la misma y no en unos cuantos chistes. Con estos comentarios, el autor parecía afirmar que lo cómico no puede ser complejo, que la buena literatura es aquella donde el lector rara vez disfruta la primera lectura porque está demasiado preocupado por entender de qué trata el libro; o más bien, parecía sentenciar que la literatura no puede plantearse como finalidad ser un texto divertido. Se quejaba, en suma, de que su libro no se había leído con el cuidado ni con la seriedad debidos. Paso del macho apuesta por esa otra clase de lectura, que invita al lector a dejar la seriedad de lado y sumergirse en la putería. Es un libro que espera —como ya lo mencionó Juan Carlos Bautista en una presentación— ser definido como un texto divertido y jocoso.

read more