Antonio Moreno

  • La tropicalísima Dinamarca  | Antonio Moreno

     

    No hay viaje que no detone prejuicios, tampoco estereotipos que no se descoloquen, porque suele suceder que el trayecto –producto de la química y la física, que nunca mienten– se deja seducir por el azar y los caprichos. Eso de que las mujeres, en un continente que después erróneamente llamarían América, tenían tres tetas, los hombres colas de cochino y los testículos les llegaba hasta el piso, se dijo no hace mucho. Antes de viajar a Dinamarca, un país de postales, con una prosperidad envidiable, lo visité primero en los libros y a través del cine. En Londres, en una casa de huéspedes del barrio de Bloomsbury, conocí a un nórdico negro. Me dijo que era danés y me resistí a creerle, exigiéndole que se sincerara. Quería escuchar la palabra inmigrante, África, el Congo o Nigeria. read more

  • ¿Qué pedo con Bob? | Antonio Moreno

    (WEB)

    Pär Per Wätsberg considera su silencio más que un desplante. Para este miembro de la academia sueca, la actitud del flamante premio Nobel de Literatura 2016, el ya mítico Bob Dylan, es la de un tipo maleducado y arrogante.

    El cantante y compositor de la inconfundible voz de aguarrás ofreció un recital el pasado 20 de octubre en el califato de Lubbock, una pequeña ciudad localizada en el oeste de Texas, zona donde yo resido y curiosamente, ese mismo día, en su página web, dio muestras de interés momentáneo por ese tan ansiado reconocimiento para los que están aún en este mundo como en el otro: Alberto Moravia habría dado una pierna; Murakami, la cabeza; Carlos Fuentes, el corazón; Enrique Vila-Matas, el alma. read more