Y luego el vacío | Alejandra Olson

 

Y luego el vacío

.

.

.

.

luego la piel agrietada se desangra

el canto de la cigarra adormece la lengua

pero los clavos en el oído no ceden al dolor read more