Patricia Fabre (5)

Patricia Fabre

El dibujo y la escritura se tocan no sólo en razón del rasgo a pluma, lápiz, pincel o cuanto instrumento se sume; ni únicamente por la caligrafía, donde la escritura puede hacerse dibujo; también por el cultivo, en la invención, de la deriva que lleva de una línea a otra y a otra más.

En este libro de Patricia Fabre, las líneas del dibujo se tocan con las de la escritura por virtud del diseño gráfico. Es una mutua correspondencia y asimismo una adhesión. Aquí se recogen, en frases o párrafos que captan reflexiones o intuiciones del instante, numerosos testimonios sobre la línea, escritos por algunas de las manos más mentales, si cabe decirlo, que nos han conmovido con su pensamiento en actos. Las líneas del dibujo de y la pintura de Patricia Fabre, más que ilustrarlas, las contornean.

En otra oportunidad he escrito sobre las cualidades dibujísticas de la pintura de esta artista cuya destreza y soltura me siguen sorprendiendo. Hoy he querido derivar de sus líneas otras tantas que, como una sucesión de parábolas geométricas, se aproximan a su obra sin llegar a tocarla, describiendo frente a ella la curva de su derrota. Las he escrito como si fueran un poco mis dibujos de principiante, y otro tanto como derivación y deriva de mis propias líneas. Así salieron.

La moción de una línea es irse de la mano para seguir por el mundo.

Jaime Moreno Villarreal, Las 100 formas de concebir una línea (fragmento). Tomado de: Patricia Fabre, Dibujos/Drawings, Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla, México, 2013, 95 p.