Digital

  • Cartas y otros textos, de Gilles Deleuze | Carlos A. Aguilera

    (WEB)

    Repetición y Hombre Monstruo: Correspondencia de Gilles Deleuze

     

    Gilles Deleuze. Cartas y otros textos. Editorial Cactus, Argentina, 2016. Traducción: Pablo Ires / Sebastián Puente, 342 pp.

     

    Lo primero que habría que decir es que las Cartas de Deleuze no son las cartas de Deleuze. Ni las de Guattari. Ni las de otro colaborador o amigo. Son las cartas del autor de Crítica y clínica encontradas en archivos foráneos ―con excepciones―, y quizá Deleuze no hubiera aceptado que se publicaran, pues si algo aborrecía era la interrupción de lo privado en lo público.

    Lo segundo, es que al Deleuze epistolar y amoroso de este libro (amor no como eros sino como amistad) lo cruzan el Deleuze dibujante y el Deleuze nonato, el Deleuze antifemenino y el Deleuze prologuista, el Deleuze cárnico y el Deleuze loro. read more

  • ¿Qué pedo con Bob? | Antonio Moreno

    (WEB)

    Pär Per Wätsberg considera su silencio más que un desplante. Para este miembro de la academia sueca, la actitud del flamante premio Nobel de Literatura 2016, el ya mítico Bob Dylan, es la de un tipo maleducado y arrogante.

    El cantante y compositor de la inconfundible voz de aguarrás ofreció un recital el pasado 20 de octubre en el califato de Lubbock, una pequeña ciudad localizada en el oeste de Texas, zona donde yo resido y curiosamente, ese mismo día, en su página web, dio muestras de interés momentáneo por ese tan ansiado reconocimiento para los que están aún en este mundo como en el otro: Alberto Moravia habría dado una pierna; Murakami, la cabeza; Carlos Fuentes, el corazón; Enrique Vila-Matas, el alma. read more

  • David Ojeda: Las ficciones y las historias  | Teresa Martínez Terán               

    (WEB)

    Fue de forma repentina, desconsiderada por la distancia y la frialdad del teléfono que suelta la información de golpe: David Ojeda falleció el día nueve de octubre de este año en San Luis. Una nota simple que deja sin palabras, dudando si creerla o no. Esperando que sea falsa. La muerte de un ser querido deja tras de sí un abandono irremediable. David le hará falta a la cultura, a las historias que quedan por contar, a los jóvenes escritores, a la denuncia social, a todos los que alguna vez contamos con su enseñanza, su risa, su compañía. read more

  • Morbo y disgusto | Héctor Jesús Cristino Lucas

    (WEB)

    I.- El extranjero

     

    “Si acaso hubiera escenas amargas,

    es porque muchas cosas lo son sobre esta Tierra”

     

    Mondo Cane

     

    Aquel día el metrobus tardó más de lo habitual.

    Llegaré tarde. Ni siquiera sé por qué me esfuerzo. No sé por qué levantarme temprano, planchar mi ropa y dar los buenos días si todo esto es una mierda. ¡Ja! Siempre fue una mierda. Debería volver. ¡Puta madre, debería volver!

    Odio tener que esperar con tantos idiotas. ¡¿Por qué?! Aquel vejete apestando a cigarro todo el lugar. Miren esos repugnantes labios quebradizos, cada que inhala el humo un molesto tosido sale de sus entrañas, recorriendo la garganta y dando vuelta en su campanilla, como pelota de pinball, hasta atravesar la cavidad de sus dientes frontales. Repugnante. read more

  • Sobre un texto maravilloso de Fadanelli | Alfredo Lèal

    (WEB)

    Una de las pocas cosas que me sigue impresionando del internet es su capacidad para sorprenderme, para molestarme, para impulsarme a actuar.

    Para aquéllos que, como se dice, “nacieron” con el internet, la experiencia de los que lo vivimos (y lo incorporamos a nuestras vidas) hace poco más de diecisiete años debe parecer una especie de mito. En casa era las más de las veces inaccesible, no sólo por los altos costos que implicaba para la clase media tener una herramienta que, seamos honestos, servía para muy poco, casi nada en realidad (entre las tantas formas que encontrábamos para tener internet estaban los discos de AOL que regalaban en los semáforos con un mes de prueba gratis y las claves de Terra que podías conseguir con algún amigo por un pago único; el funcionamiento de ambos, hasta la fecha, sigue siendo un misterio para mí), sino porque, como saben, cuando usabas el internet el teléfono de la casa estaba indisponible: o lo uno o lo otro, porque, por supuesto, los celulares aún eran bastante costosos y la gente seguía hablando por teléfono en su casa. read more

  • Qué es una buena reseña | Joseph Wood Krutch

    (WEB)

    Traducción de Ezequiel Valderrábano

    De todas las formas literarias, la reseña de libros es una de las más cultivadas y a menudo menos estimadas. Para muchos, la sola frase “forma literaria” puede sonar pretenciosa cuando se aplica a una clase de escritura que por lo general es muy informal; y la carencia de forma es, en verdad, la única forma de muchos comentarios de libros. Sin embargo, la reseña de libros puede convertirse en arte, y lo sería con más frecuencia si el reseñista ambicioso se dedicara sólo a cultivar las virtudes particulares de la reseña en vez de pretender demostrar, como sucede a menudo, su capacidad para producir “algo más que una reseña”. La mejor reseña no es la que intenta ser algo más. No es un ensayo independiente sobre el tema del libro en turno ni un discurso estético sobre uno de los géneros literarios. La mejor reseña de libros es la reseña del libro en cuestión y es tanto mejor cuanto más se apega a su objeto. read more

  • La puerta del infierno | Antonio Nájera Irigoyen

    (WEB)

     

    ¡Ha llegado a México La puerta del Infierno! Gritémoslo sin temer a la exageración o a la pérdida del decoro. Porque disponer en México de La puerta del Infierno significa tener a nuestro alcance una obra de primerísimo orden del espíritu humano, solamente equiparable a las grandes obras de Donatello, Bernini o Miguel Ángel —que es con quienes siempre hemos estado obligados a  comparar a Rodin.

    Se me podrá argüir: ¿La puerta del infierno de Rodin? ¿En verdad podemos compararla con las obras de Miguel Ángel Buonarotti? Tomémonos un minuto para disipar nuestras dudas. De 6.35 m de alto por 4 m de ancho, se trata de una obra monumental que Edmond Turquet, el entonces Secretario de Bellas Artes francés, encargó en 1879 a Auguste Rodin. Su propósito era guarnecer lo que sería la nueva sede del Museo de Artes Decorativas. El proyecto se canceló, y lo que se antojaba una triste noticia no fue sino todo lo contrario: el museo, tras un sinnúmero de ajustes al proyecto inicial, se convirtió en el cálido Museo d’Orsay. Y Rodin, que como poco artistas entendió el sentido del trabajo, siguió trabajando—seguir y seguir fue una de los rasgos inherentes que vio Rilke en su maestro Rodin. read more

  • Brote neurótico | Guillermo Núñez Jáuregui

    (WEB)

    ¿Qué es eso? ¿Crítica? ¿Un berrinche? ¿Un estertor? No alcanzo a distinguir bien, pero en los medios se habla de una polémica. ¿Pero qué fue lo que pasó? ¿Tiene algo que ver con la literatura? Ah, ya veo, un jurado incompetente otorgó un premio. ¿Que no fue eso, me dicen? Me corrijo y miro mejor. ¡Ya veo! Eso ocurrió en otra ocasión, u ocurrirá mañana, da igual. Entonces lo acaecido fue que alguien, en algún lugar, plagió algo y en otro lugar una mente descomunal detectó la copia, ¿pero que no era una copia sino un homenaje, me dicen?, ¿una apropiación? Ah, que tampoco fue eso, me entero. La polémica fue otra. ¿Qué novedad, hay, pues, bajo este sol? read more

  • Lorenzo García Vega. Apuntes para la construcción de una no-poética, de Carlos A. Aguilera | Víctor Roberto Carrancá

    (WEB)

    Carlos A. Aguilera, en esta laberíntica obra que explora textos, cartas, ensayos, en torno al personaje-autor de Lorenzo García Vega, nos habla, entre numerosos tópicos, acerca del gran descubrimiento cubano: ¿qué es la literatura, sino descubrir y redescubrir?, ¿explorar pantanos, océanos y ciénagas? Este autor, de pluma y voz propias (a pesar de que estas se enfocan en ese otro, mucho más inasible, que es García Vega) nos dice que quien se va de Cuba deja de pertenecer a la “literatura cubana”. Aun así, es difícil imaginar unas letras cubanas que prescindan del exilio. Las suyas, son las grafías del ostracismo. Desde José Martí hasta contemporáneos como Zoé Valdés y Eliseo Alberto, quien, por cierto, vivió sus últimos años en México.

    A pesar de su título (Lorenzo García Vega. Apuntes para la construcción de una no-poética), debe saberse que el recorrido ensayístico de Carlos A. Aguilera, breve aunque no exento de minucia cultural, no solo versa sobre Lorenzo García Vega. El autor hace buen recuento de la Cuba literaria, a través de diversos textos, con conformación tan variada como ese manojo de cartas que se exhiben al final de la obra, que discurren, con humorismo, en opiniones sin censura. Aguilera se adentra en esa locura inherente al escritor, materia de estudio, así como de aquellos otros que conforman eso que el autor describe como “una poética de lo alucinado”. De ese modo, los ensayos y cartas que conforman esta obra, se desmigajan en disquisiciones sociales, políticas y hasta psicológicas[1] (por esa latencia de conceptos freudianos en la propia literatura y vida de García Vega). read more

  • Nadie les pidió perdón. Historias de impunidad y resistencia, de Daniela Rea | Fabio Vélez Bertomeu

    WEB

     

    Daniela Rea, Nadie les pidió perdón. Historias de impunidad y resistencia, Urano, México, 2015, pp. 275.

     

    Apuntaba Juan Villoro en un excelente artículo, “La crónica, el ornitorrinco de la prosa”, la pulsión crematística –y por reprimida, no menos real– que solía hallarse tras la vocación del cronista: «La mayoría de las veces, el escritor de crónicas es un cuentista o un novelista en apuros económicos, alguien que preferiría estar haciendo otra cosa pero necesita un cheque a fin de mes. Son pocos los escritores que, desde un principio, deciden jugar todas sus cartas a la crónica» (cursiva mía). Pues bien, Daniela Rea y sus crónicas reunidas en Nadie les pidió perdón. Historias de impunidad y resistencia forman parte de ese conjunto de excepciones que confirman la regla. read more