feat-ocho-poemas

Ocho poemas de David Cortés Cabán

1

Quién fui cuando ibas cantando por el bosque

Sola sin una brújula sin un corcel sin un chal

Cantando en la geografía de muchas islas ignoradas

Con mi voluntad tan leve llevada por tu imagen.

 

2

Yo amé tu adolescencia y el color de tus ojos

Ibas tan silenciosa con un deseo ignorado

Mi laúd jubiloso brillando frente a las costas

Tu desnudez  oyendo el sonido del mundo.

 

3

Miro ahora los árboles consumidos por el esplendor

La nieve cubriendo un camino frente a mis ojos

Tu presencia como un vértigo traspasando mi corazón

Mi alma suspendida igual que una nube sobre una montaña.

 

4

Mi cuerpo desvelado en esta habitación

Susurrando tan profundo en la colina rosada

Mi juventud ese rayo perdido a lo lejos

Amada mía el paisaje de tu alma en el viento.

 

5

Si me vieras ahora si me vieras

Mi vanidad contra el ocaso las calles desiertas

El olvido aún como un gran oleaje surcándome

Mi voz por las ciudades buscándote invisible.

 

6

Como un gran arcoíris para la despedida

Danzas sin ser vista en la noche infinita

Y el tigre de bengala regresa entre las sombras

Y deja sus huellas temblando en la guitarra.

 

7

Oh amada mía préstame tu esperanza y acompáñame

Recuerda la pequeña alegría de una tarde de invierno

Igual que la inocencia que un día vieron tus ojos

Igual que la nostalgia de un pastor que olvida su rebaño.

 

8

Yo soy el gran ausente mi alma no acaba de nacer

Esto pensé cuando el sol se desgarraba infinito

Recostando sobre la hierba volví a decir tu nombre

Amada mía no regreses jamás de las islas encantadas.

 

Texto publicado en la edición 153 de Crítica


Escrito por David Cortés Cabán

Escritor puertorriqueño (1952). Ha publicado Poemas y otros silencios (Río Piedras, Puerto Rico, 1981), Al final de las palabras (New Jersey, 1985), Una hora antes (Madrid, 1991), El libro de los regresos (Madrid, 1999) y Ritual de pájaros (Mérida, Venezuela, 2004). Sus poemas y reseñas literarias han aparecido en revistas de Estados Unidos, México, Venezuela, España y Puerto Rico