Lilia Luján

Cinco poemas | Ingrid Bringas

Déjame pensar en la muerte

¿pero qué somos aquí?

si no la ausencia de un animal herido en medio del bosque

dondequiera nacimos para llenar estos vacíos

para ocupar lo que a la gente le falta.

 

 

 

selección natural

Has visto el cadáver de un hombre bajo la lluvia,

como sus costillas se deshacen gota a gota,

el canto de su cuerpo surgido de la noche

-más allá del bosque yace este cuerpo que amo-

injustificado en el experimento de la desaparición

las flores hacen de su cuerpo su selección natural

de sus zapatos surgirá otro tipo de vida

sus uñas serán devoradas por una manada de insectos

melancólicos

¿de quién son estos restos?

¿a quién le pertenecen?

a la hora del pan, los gusanos nos devoran.

 

 

 

Naufragios

Esta breve palabra que te precede,

no será la ausencia,

para naufragar hace falta un cuerpo que nos lleve  hasta la orilla

el oleaje suena para destruir el silencio,

los labios ya de espuma,

desdentada blancura

conjuro a la huida

y que tu cuerpo se habitúe  a la sombra de una palmera

la lengua se bifurca

nos atrapa el olvido.

 

 

 

Primer albor

 

Esta es nuestra primer primavera

aves se zambullen en el cielo,

los cuerpos.

 

Las planicies gimen

nos asalta el movimiento de unas manos

una bandada de coyotes hambrientos .

 

Somos,

un fuego feroz y cruel

regido por el amor.

 

 

 

Marea tropical

 

De noche crece entre nuestras costillas una mata de higos

¿qué florece en los otros cuerpos?

cuando sube el nivel del agua

algunos peces mueren,

otros sobreviven casi sonrientes

como el niño más dotado,

de noche florecen todas las cosas invisibles

la música por ejemplo,

el lugar donde duele pertenece a la noche

de ahí como un manto surgen todas las cosas que no podemos nombrar,

el llanto de un hijo,

de noche entre tus mandíbulas cojo frutos silvestres,

la carne viva de tus labios

en mi vientre canta un pichón suavemente

el mapa de todas las cosas.

 

Lilia Luján

Lilia Luján