Obra gráfica: Denys San Jorge.

Trizemas | Josu Landa

Las aristocracias bananeras de este lado del Atlántico y del Pacífico están condenadas a un pedigree tardío, torvo, snob. Los barnices de cultura con que disimulan esto no engañan a los pocos humanistas incómodos que todavía quedan por ahí ni a las viejas aristocracias europeas y orientales.

 

***

Si lo políticamente correcto es un prurito, una máscara, para no herir a nadie, es obvio que fracasa de antemano en el empeño: siempre habrá muchos que lo interpreten como políticamente incorrecto.

 

***

Irónica, seductora, sardónica, amarga, afable, ácida, cruel, diabólica, inocente, estúpida, astringente, postiza, hipócrita…: toda sonrisa es según cómo descubre la calavera detrás del telón de nuestros labios.

 

***

Ahogarse en un vaso de agua… ¿Por qué no? Si el espíritu es de los que caben ahí, dependerá del estado del agua y de si sabe flotar o no.

 

***

Industria de los perros: convertir en tinta el agua que beben.

 

***

Cada vez más, lo que se escribe y publica, en estos tiempos, es puro pasto para analfabetas funcionales.

 

***

Está bien: no podemos vivir sin ilusiones: tememos y rehuimos la verdad, pero eso no nos exime de responsabilidades, a la hora de elegir las ilusiones, porque las hay de primera, de quinta y aún peores.

 

***

Opción para analfabetas, ágrafos y grafófobos: transmutar las imágenes mentales, las ideas y las figuras de lenguaje en mariposas. En lugar de escuelas y bibliotecas, mariposarios y, en vez de alfabetización, entrenamiento en la caza y trato adecuado de lepidópteros. Proliferarán los Nabokov de la anti-palabra.

 

**

El problema con los cerdos es su aparato de interpretación. Para ellos, el lodo es como agua cristalina y la mierda, ambrosía. ¿Quién puede asegurar que están peor que nosotros?

 

***

Se supone que la ciencia y la tecnología han de ser los santos nuevos que hagan los milagros que los santos viejos tienen tiempo sin hacer. El problema surge, cuando a los milagros de ahora se les exige algo tan prosaico y ajeno al Espíritu como el certificado de calidad.

 

***

En estos dos siglos de progresos y revoluciones, la esperanza se ha erosionado más rápido y hondamente que en todos los milenos anteriores.

 

***

En su caída, hasta el agua más mansa se embravece.

 

***

Dudar sólo hasta donde el dogma pueda hacer su entrada triunfal: el gran truco cartesiano: la simulación de un escepticismo tragable para la Modernidad burguesa.

 

***

“El que se enoja pierde” le enseñaron. Cambió de táctica —ay— y siguió perdiendo.

 

***

Progreso verdadero: antes era “La última gota de agua en el desierto”; ahora es “La última coca-cola en el desierto”.

 

***

El ninguneo es un invento de la física: consiste en dejar flotando, para siempre, la voz de la víctima temida en un aire muerto.

 

***

Qué prejuicio, qué capricho: suponer que el fondo del abismo debe de guardar algo extraordinario. Bastaría con remediar nuestra miopía, para superarlo.

 

***

El colmo de una secularización defectuosa: la degeneración del viejo panteísmo: reducir a Dios a una partícula y ponerla a bucear en el mundillo subatómico.

 

***

El Tiempo es mera imagen de la Eternidad… Muy bien Platón: ¿pero de qué es imagen la Muerte? No es pregunta para relojeros suizos. Acaso para sepultureros de la filosofía.

 

***

¿Que la carne es débil? Pues ¿qué esperan?: fortalézcanla.

 

***

Aclaración (Fragmento final): “En fin, señoras, señores, admitan de una buena vez que es esa gente desquiciada la que se me monta encima y perturba mi sueño permanente, de manera harto arbitraria y violenta. En vista de lo cual, en absoluto se justifica que achaquen a la suscrita los descalabros resultantes de ese abuso, que en ningún momento he propiciado ni, mucho menos, permitido. Atte.: La Cuerda Floja.”

 

***

Quienes se burlan del Tigre de Papel, o lo subestiman, se olvidan de lo que es capaz el papel.

 

***

No conformes con el oportunismo hipócrita con que, a duras penas, vivimos en sociedad, marchamos ciega y aceleradamente a sumirnos en la Densidad.

 

***

Morir bien, bellamente… Después de como se nos obliga a vivir, todavía exigirnos eso…

 

***

Gajes de la secularización: ahora sí es verdad que nadie sabe por quién doblan las campanas.

 

***

El Día Menos Pensado: felizmente libre de la tiranía del Tiempo, a causa de la negligencia de la razón.

 

***

Cioraniana: Si pensar es existir, mejor no pensar nada.

 

***

En el laberinto de la Densidad, uno encuentra de todo: sutiles ramificaciones del odio, gran intercambio de mierda, esperanza en ebullición, suaves terrores a la piel del Otro-a, hartos parásitos que nunca se hartan, grandes vaivenes del amor, demasiado miedo a la soledad… sosteniendo tan abigarrada retorta. Todo, menos el Minotauro.

 

***

La mala hierba es mala por querer crecer junto a la buena, con sus mismos nutrientes. Cuánta sociología en esa vulgar caraterización botánica.

 

***

El horizonte siempre está a tus pies. El que no repares en ello indica algo más que problemas de la vista.

 

***

Arte conceptual: amor imposible: el aceite de la concupiscencia estética, con el vinagre de la luz maniática de la razón. Si siguen revolviéndolos, conseguirán algo como una mayonesa políticamente correcta.

 

***

En la fila del Progreso, el que llega más tarde ocupa el primer lugar.

 

***

Filósofo de punta: En su última reencarnación, a Sócrates le vinieron con la misma consigna: “Conócete a ti mismo”. Pero esta vez pensó en acudir al Instituto de Neurofisiología y al de Psiquiatría Experimental.

 

***

“El infierno son los otros”. ¡Genial, M. Sartre! Pero ¿qué tal un mundo sin ningún otro? ¿Sería un paraíso?

 

***

Calavera con epitafio en plan de magisterio ético: “Es obvio que fue canibalizado y, sin embargo, sonríe.”

 

***

Algún dios perverso decidió que los sentimientos fuesen la moneda con que debemos pagar nuestro roce con los otros y con las cosas. La usura, las falsificaciones y todo eso ya son cosa nuestra.

 

***

¿Hay alguna palabra que no signifique nada? Cuidado: tampoco en el lenguaje hay ‘enemigos pequeños’.

 

***

La mayoría de los milagros son como salvavidas en medio de algún naufragio. Pero ojo: sólo se benefician de ellos los náufragos dotados de un crédito especial llamado ‘fe’.

 

***

Ya entrados en años, el punto está en envejecer con dignidad y juventud.

 

***

El respeto al valor ajeno es la paz.