Consideraciones taxidérmicas

Hagamos a un lado la etimología. Se trata del arte de dar vida a lo que ya está muerto. Inmor(t)alizar. Rebelarse contra los ensañes del tiempo.

El más grande taxidermista de nuestra era es, sin duda, Ed Gein.

Colocarse, como un traje, la envoltura dérmica de una mujer difunta. Usar su rostro como una máscara.

Y es que el Carnicero de Plainfield llevaba el oficio “en la piel”.

Decorador de interiores. Diseñador de modas. Norman Bates y Leatherface.

La intención es noble, seguro. ¿No podríamos, acaso, utilizar el método para conservar por siempre a una mascota? Nuestro querido Lucky. Labrador. 27 años. Sentado, como todos los días, junto a la chimenea de la sala.

“Don’t feel the reaper”

Mejor, ¿Qué tal si disecáramos a un miembro de nuestra familia? La abuela. El primo segundo. El tío borracho que nadie quiso mientras estaba con vida.

De todos modos, ¿Cuántos no salen de cacería con el objeto de atrapar una esposa/trofeo? Hermosa, inmóvil, callada.

Dennis Nilsen prefería mantener los cuerpos de sus parejas frescos. Bañarlos. Asearlos. Acomodar la mesa e invitarlos, ya muertos, a una cena romántica.

Pero la naturaleza es despiadada. La descomposición: causa de rompimiento en cada una de sus relaciones.

“The earlier you die, the longer you are dead” dice el artista alemán, Iris Schieferstein. En su galería, un candelabro de palomas disecadas. Tacones hechos con pezuñas de cabra.

Nuevamente, la moda.

Y para quien se interese por el oficio, las instrucciones:

Primero el desuello. Lo que queda (el cuerpo) se cocina. Si se trata de un ser humano, acudir a Oswald de Andrade.

Luego, el trabajo del escultor. Con escayola, fibra de vidrio o arcilla, se da la forma al relleno.

Después, el curtido. La limpieza minuciosa.

Se pasa, así, con los acabados. Los músculos, la posición de las manos, las facciones del rostro (por sensibilidad, evitar los rostros de angustia)

La lengua y los ojos, se recomiendan sintéticos.

El producto final:


Adrián Duchateau

Adrián Duchateau (Fotógrafo)

Ha tenido colaboración con revistas como Elle, Gatopardo, Travesías, 192, Periódico FRENTE, Escala, Quien, Ok; Participación en el libro Sonidos Urbanos, Exposición septiembre 2010 Ya-ax condesa, proyecto Recolecciones, Exposición Mayo 2011, Rompope Gallery. Postproducción de fotografía en proyectos de publicidad para Axe, Movistar, Harpic, Superama, Oreo, Ritz, Bimbo, Flanax, Pirwi, Copertone, Nes-Quick entre otros.