Digital

  • Intromisiones | Luis Bugarini

    (WEB)

    1. Vender el arte

     

    “El arte que se hace para vender no sirve”, decretó Salvador Elizondo en un encuentro televisivo, ante la mirada perdida de Jorge Luis Borges y atónita de Juan José Arreola. Recordé esta declaración al salir de la librería, luego de pagar El hipogeo secreto. Quedé perplejo al caminar por la calle. ¿Estas palabras le aplicaban a sus libros, o sólo a los de autores que no fantaseaban con Mallarmé, Valéry y el quimérico arte puro? read more

  • Nitrógeno y mangostas: Julio Cortázar y la Revolución Cubana | Enrique Del Risco

     

    Bajo el notorio influjo de Borges he imaginado este argumento que posiblemente no escribiré porque no alcanza a justificar mis tardes. Faltan pormenores, rectificaciones, ajustes; hay zonas de la historia que no me fueron reveladas aún; hoy, 8 de agosto del 2014, la vislumbro así. read more

  • La ruta natural o la virtud de la memoria | Atilio Caballero

    (WEB)

    Ernesto Hernández Busto (La Habana, 1968) es uno de los escritores cubanos  menos conocidos en Cuba. Desconocimiento motivado, me apresuro a decirlo, por razones ajenas a los valores de su escasa pero cada vez más sólida obra, fundamentalmente ensayística. Quizás podamos atribuir esta omisión al hecho de que radique fuera del territorio nacional desde hace más de veinte años. No es el único que, por tal razón, padece esta condición de ignorado perpetuo–ahí tenemos el caso, casi paradigmático, y por solo citar un ejemplo, de José Manuel Prieto, tal vez el mejor novelista de mi generación–, aunque sí me atrevería a decir que puede ser Hernández Busto el más relegado o eludido. Sin embargo, cada nuevo libro suyo parece confirmar el dislate que tal omisión puede significar en la historiografía literaria del país. read more

  • Entre paréntesis, de José Luis Dávila | Luis Bugarini

    (WEB)

    Una de las virtudes irremplazables del ensayo es llevarnos hacia territorios impensados. Poco aportaría escribir sobre un tópico cierto, irrefutable, atemporal. Esta es una de las tareas del moralista y el inquisidor, ambos incapaces de poner en tela de juicio porqué el cielo es azul. Las verdades que gobiernan el espíritu no se cuestionan. La propia ciencia se aparta de su aspiración de lograr un conocimiento sin caducidad y admite la fuerza de la probabilidad, capaz de reorientar un concepto que se tenía por idéntico a lo largo de los siglos. read more

  • Animalia, de Rafael Toriz y Édgar Cano | Fabio Morábito

    (WEB)

     

    Este Animalia, escrito por Rafael Toriz e ilustrado por Édgar Cano, es pariente cercano del Manual de Zoología fantástica, de Borges y Margarita Herrero, del cual hereda el estilo conciso y la voluntad fabulatoria. Se emparienta también con una investigación reciente de Norma Muñoz Ledo, ilustrada por Antonio Helguera Martínez y José García Hernández, que lleva el título de Supernaturalia, en donde la autora pasa reseña a ciertos seres irreales (duendes, brujas, animales) del imaginario mexicano. Se trata, en los tres casos, de recopilaciones de criaturas casi todas ellas inexistentes, que por alguna razón han llegado a perdurar en la imaginación del hombre. read more

  • Como la ginebra con un chorro de vermú | Federico Vite

    (WEB)

    Pink Martini es una agrupación de Oregon que se ha caracterizado por crear un sonido vintage: fusiona los beats bailables del lounge con la elegancia orquestal de las bandas de los años 40 del siglo pasado. Thomas Lauderdale y China Forbes son los responsables de este grupo que reúne a once músicos egresados de conservatorios prestigiosos. La banda se abrió camino dando conciertos en diversos festivales de norte América, en 1994; en Europa, debutó en el glamour del festival de cine de Cannes. Su primer disco se publicó en 1997, hablo del afamado Sympathique, proyecto que logró vender aproximadamente 720 mil copias en Francia, Turquía, Grecia, Suiza y Canadá. A los habitantes de esos países se les hizo bastante curiosa la manera en la que Pink Martini tocaba ‘¿Dónde estás, Yolanda?’, ‘Brazil’, ‘Andalucía’, ‘Lullay’, ‘Qué será, será’ y ocho composiciones más mundialmente conocidas. read more

  • Insistir | Guillermo Núñez Jáuregui

    (WEB)

    Una amiga que estudia en Buenos Aires un posgrado (¿cómo hace la gente para estudiar tanto?) me prestó una novedad editorial de allá (bueno, salió en septiembre). Es Escritos de un insomne, de Damián Tabarovsky. De ahí saco esto, de “Críticas y reseñas” (25/10/2014), una de las columnas compiladas en el volumen: «De las cosas que más me gustan de la literatura es que no avanza, no progresa, vuelve una y otra vez sobre los mismos temas. Una de las afirmaciones que se repiten cada veinte o treinta años es la muerte de la crítica. ¿Murió la crítica? Seguramente sí, y eso también es fantástico. Mientras que la tecnología nace siempre vieja (el último gadget es en verdad el penúltimo, la próxima versión está ya lista para hacer envejecer a la anterior), la literatura muere siempre joven». read more

  • Un remix para el alma | Federico Vite

    Si la intención de la música es hacer un mundo distinto, no más ordenado ni menos convulso, sólo armonizado de otra forma, James Barron, mejor conocido en el oropel del mundo de los dj’s como Ron Basejam, se ha encargado de dotar, desde 2005 a la fecha, de imaginarios audibles y bailables el inconsciente colectivo de quienes aprecian la música electrónica. read more

  • Sonreír o gritar | Guillermo Núñez Jáuregui

    (WEB)

    La librería Torre de Lulio celebra su vigésimo aniversario con Sólo los libros sobreviven, un discreto volumen que se suma a la larga lista de libros sobre libros. Lo compré y leí anteanoche (se distribuye en la Torre de Lulio, que había visitado para comprar, finalmente, las Invenciones de Tommaso Landolfi, en la edición de Siruela). Se incluyen cuatro ensayos en torno a la lectura y los libros, dos de Agustín Jiménez (quien fundó y regenta la librería) y dos de Luigi Amara. El volumen festeja tanto a la comunidad de lectores (una coda en los ensayos es la idea humanista de la lectura como una forma para evitar la soledad en solitario), como a los distintos fetiches a los que sucumbimos quienes leemos: desde la atmósfera de una librería de segunda mano, pasando por la caza de un título (Amara, quien ahora recorre como alma en pena estanterías buscando libros de Leónidas Lamborghini, en “Un libro es una máquina de tiempo y una bomba”, recuenta cómo buscó la primera edición de Ferdydurke de Gombrowicz en español, así como la primera edición de los Epigramas de Carlos Díaz Dufoo hijo), hasta el vínculo entre lectura, viaje y descubrimiento (en “Viajes alrededor del libro” Jiménez nos presenta a Álvaro Cunqueiro y a Antonio Porchia). read more

  • Comparto mi columna, saludos cordiales | Guillermo Núñez Jáuregui

    (WEB)

     

    A veces estoy a punto de lograr olvidar que tengo una columna. Pero cada libro que abandono o que me distrae del que estoy leyendo me recuerda que el espacio ahí sigue, como la comezón de un paralizado. Es muy extraño, que lamente cuando no lo hago, pues no es que por cada texto entregado reciba dinero ni que sume puntos que podré canjear por una cafetera Nescafé (que, vamos, tampoco necesito).

    read more