Poemas

  • Dos poemas | Rodolfo Häsler

     

    FORMENTERA

     

    Agarra el reflejo, sin pensarlo, un salto infinito eleva el lecho de la ola, la estrechez de la luna y la suma del calendario, adéntrate en una turquesa mexicana, zambúllete y mira, mira en todas direcciones, desnuda osamentas, una higuera que no puedes abarcar. Ves pinaza y fruta en la boca de los más atrevidos, parpadea, no pierdas a nadie de vista en el vendaval que achicharra los cuerpos, no dejes de insistir, quítate los pantalones. read more

  • Cinco poemas | Rito Ramón Aroche

     

    “El bote”

     

    ¿El detritus algo importa?

    ¿Tampoco la luminosidad por estos páramos? Donde

    se instalarían las depuraciones. Y polvo

    en el camino, o fango. ¿Hurgan       los moradores?

    El humo desasido. Moscas. Porque se ha visto

    revolotear al ave carroñera, y perros, vagar por estos días.

    ¿También hurgan los perros? Oye, aquí voltean

    tractores y camiones       —grumos. ¿Los desperdicios?

    Que no llegue a la noche. Aquí se habita. De aquí…

    bueno. Y sacos de botellas. Latas. ¿Viven?

    El mundo es reciclable, oh Dios. ¿El mundo que creaste?

    read more

  • Lista de delirios de los dementes: a qué le tienen miedo | David Antin

    Versión de Román Luján

     

    a la policía

    a ser envenenados

    a que los maten

    a estar solos

    a ser atacados de noche

    a ser pobres

    a que los sigan de noche

    a perderse en una multitud read more

  • Tres poemas | Ana Luísa Amaral

    Versiones y nota de Blanca Luz Pulido

     

    Ana Luísa Amaral (Lisboa, 1956) se sumerge, en los poemas de su libro Oscuro  (Assírio & Alvim, 2014), en un viaje íntimo pero con matices de leyenda. Se atisban allí realidades míticas y literarias de Portugal (los poemas “Adamastor” y “El promontorio”, incluidos aquí) estrechamente relacionadas con una visión personal de la historia, vivida y vuelta a contar con una voz sui generis dentro de los poetas portugueses contemporáneos. En Oscuro se realiza también, de manera expresa y en ocasiones sutil, un homenaje a la figura y el legado de autores como Camões y Fernando Pessoa: varios poemas entablan un diálogo con los de Mensagem (Mensaje), único libro completo de poesía en portugués que Pessoa publicó en vida, en 1934. read more

  • Seis poemas | Gerard Fieret

    Versiones y nota de Nanne Timmer

     

    Gerard Fieret (La Haya, 1924-2009) tuvo que esperar hasta los últimos años de su vida para convertirse en un fotógrafo de renombre internacional. Actualmente se encuentran obras suyas en el MoMA, el Rijksmuseum, y en las más distinguidas galerías internacionales. En este último año, una exposición dedicada a toda su obra se ha dado a conocer en París, Turín y La Haya. No sólo las composiciones originales, el juego con los desenfoques y la mirada “propia” con respecto a la intimidad, lo frívolo y la sexualidad son lo que hacen interesante a su obra. Es también una reflexión sobre el medio artístico en sí. Cada impresión de Fieret es singular: imágenes a veces en papel medio arrugado, con manchas o excrementos de palomas, y a menudo con la firma o estampa de Fieret en grande. Más que fotos, son ya objetos artísticos, y así es como él entró en la historia de la fotografía, transgrediendo las convenciones (la de los sesenta) de una sociedad en tumultuosa transformación. Él se hacía llamar “fotográficus” porque concebía su obra como un entrelugar de dibujo, diseño y escritura con el arte como fin y la técnica fotográfica sólo como uno de los medios a su disposición: Se podría decir que en mi caso la poesía es un poderoso río del que nacen dos fuertes ramificaciones, el dibujo y la fotografía. Al final los tres medios se unifican… Se funden, la fotografía se vuelve poesía, la poesía se vuelve fotografía, el dibujo se convierte en una forma de escritura, y el dibujo y la poesía se convierten en una forma de ver y la fotografía se convierte en un puente en los corredores de un laberinto.” read more

  • Tres poemas | Rodolfo Mata

     

    Pax Linguae

     

    Para tratar los problemas filosóficos

    –sean los que fueren o sean,

    no interesa el tiempo verbal–

    hay que usar un lenguaje llano

    claro y simple

    hay que evitar la metáfora

    altamente especializada

    y generalmente incomprensible

    por muchos considerada

    indispensable

    (a la cacofonía)

    para hacer poesía read more

  • Cinco poemas | Juan Antonio Masoliver

    Cada vez que bajo la escalera

    me encuentro a Isabel rota,

    muerta, mirando a ningún lado,

    como si se hubiese olvidado de mí,

    de la vida, de los años atrás

    en los pubs de Londres,

    en las noches de lágrimas,

    de Ángel durmiendo en un armario.

    Le pido que no regrese. Su ausencia

    es dolorosa. Ya sólo me quedan

    los recuerdos y aquella tarde

    inolvidable en la que me susurró

    algo que no entendí y que ahora

    entiendo: no vuelvas, Juan Antonio.

    Como si yo me hubiese ido

    a algún lado desconocido

    con orquídeas y aros y veleros

    en la luz del Escorial. Y no volví. read more

  • Tres poemas | Donna Stonecipher

    Versiones de Cristián Gómez Olivares

     

    ciudad modelo (1)

     

    Fue como darse cuenta de a poco un invierno de que hay edificios nuevos creciendo por toda la ciudad, y luego percatarse de que cada uno de ellos es un hotel.

     

    *

     

    Fue como pensar en todas esas habitaciones vacías durante la noche, todas esas habitaciones vacías construidas para albergar una ausencia, mientras yaces en tu cama durante la noche, incapaz de dormir.

    read more

  • Cinco poemas | Mario Arteca

     

    Fin de las noticias del día

     

    Cuando el monstruo aquel pasó a recogerte,

    lo hizo producto de su propia elocuencia

    –una mera normativa–, o tal vez emergiendo

    sin escrúpulos desde su reglamento interno.

    “Ahora sólo depende de mí”, pudiste decir,

    y entre que descendiste por las escaleras

    y tu salida definitiva, había una persona

    asomada al borde de una terraza en busca

    del “ver para creer”. Podría estar inclinado

    ante la evidencia de cómo el día termina

    para algunos y se extiende (lo mismo un arco

    de sal sobre ampollas abiertas), para otros;

    y para quienes una panorámica es tan inusual

    como asistir a la disolución de una pastilla

    en un vaso de agua. “Cada cual se abrazó,

    antes de irse, con sus propios errores

    encima.” Algo semejante describió Auden,

    recuerdo, sin referirse a nada en particular. read more

  • El arquitecto de su caída | Marcos Pico Rentería

     

    a don Henry Florián

     

    I

    Sobre las nobles ramas

    un corazón fibroso

    expuesto a su simetría

     

    Orden natural del mundo:

    germen, materia

     

    Atroz silencio

    motor de paz

    read more