Poemas

  • Deslices | Maricela Guerrero

    Son como erratas

     

    No hay desliz que dure cien años ni locura que lo aguante:

    son como erratas,

    se deslizarán en actas en actos en acciones irresolubles o no:

    quizá solubles como ese café ficticio e instantáneo que sucede cuando

    a uno se le escapa lo inacabado lo

    ya sabes, algo de terror, una sombra, una filosa incoherencia,

    así en un desliz:

    en condiciones ordinarias y extraordinarias

    mujeres que deslizan la inestabilidad y la alegría de que suceda

    un poco el horror,

    del que no depende, o sí: el calentamiento en los polos o la deforestación de las selvas;

    read more

  • Cinco poemas | Juan José Rodinás

    SPOT DE KARATE ES UN JARDÍN DONDE NADA CRECE

     

    Me explicaré: soy un hombre estúpido.

    No, en realidad, tú eres hombre estúpido.

    No, no, en realidad, ése es un hombre estúpido.

    En realidad, socialismo, todos somos el hombre estúpido.

    La estupidez se ha vuelto el hombre.

    Bueno, en estas premisas, lo de hombre sobra.

    read more

  • Poemas de las reversiones | Serge Pey

    Versión de Nadia Mondragón

     

    Me visto de lana blanca

    porque cuando giro por ti

    suprimo

    todos los colores del arco iris

    que me impiden verte

     

    No hablo

    para hablarte

    porque cuando soplo para ti

    suprimo

    todas las letras

    que me impiden nombrarte

    read more

  • Dos poemas | Antonio López Mijares

    Naturaleza muerta

     

    ¿De dónde, sí, tanta evidencia a través de tanto

    enigma….

    Yves Bonnefoy

    ay, ciegos de su lustre,

    ay, ciegos de su ojo

    José Gorostiza

     

    El deseo redondea al fruto,

    ojo voraz de Cézanne,

    read more

  • Palinopsia | León Plascencia Ñol

    Palinopsia es una alteración visual que hace que las imágenes persistan hasta cierto punto, incluso después de que su correspondiente estímulo se ha ido. Estas imágenes se conocen como imágenes residuales y ocurren en personas con visión normal. Sin embargo, una persona con palinopsia los experimenta en un grado mayor, hasta el punto en que se convierten en imposibles de ignorar.

     

     

    1: Faint afterimages

    Ver seis patos parpando cerca de un lago cenagoso es una postal

    que derrumba cualquier posibilidad retórica.

    Hemos ido de caza y hay una imagen imprecisa que aparece

    entre los juncos: fragmentos de niebla y escopetas negras.

    read more

  • Francisco Segovia: La poesía es lo más concreto que hay | Carlos Noyola

    Los poemas de Francisco Segovia (Ciudad de México, 1958) recuerdan la conexión permanente del hombre con la naturaleza. Recurren casi siempre a lo primitivo, a lo más básico, porque la poesía –afirma Segovia– se sirve de lo concreto para llegar a lo abstracto. Poeta presocrático, como lo han llamado; poeta pagano, como él mismo se asume, Segovia ha estado siempre comprometido más con el quehacer poético que con la aparición pública.

    Luego de sentarme varias veces con Francisco –algunas a cenar, otras sólo con un café–, aunque siempre con ganas de formularle más preguntas, decidí registrar una de nuestras pláticas. Así por lo menos tendría la seguridad de conservar un poco de lo que hablamos. Esa tarde, en su casa, ante unas tazas pequeñitas de café, Segovia prendió un cigarro y comenzó a responderme. read more

  • De ser numerosos | George Oppen

    Versiones y nota de Hugo García Manríquez

     

    Durante su juventud, George Oppen (1908-1984) participó en varios proyectos literarios con poetas como Louis Zukofsky, William Carlos Williams y Charles Reznikoff; en 1934 publicó uno de sus primeros libros, Discrete series, prologado y saludado por Ezra Pound. Con la Depresión económica de fondo, su creciente participación política como organizador sindical, y su posterior registro en el Partido Comunista, Oppen deja la escritura, iniciando una prolongada pausa de casi tres décadas. read more

  • Piedad filial | Clyo Mendoza Herrera

    Siempre he llorado. Nací llorando. Antes de nacer lloré a través de mi madre. Ella lloraba porque llovía o porque el sol le calentaba el vientre. Conforme fui creciendo dejó de consolarme. Dejamos de llorar, pero seguíamos creyendo en la tristeza. read more

  • Nadie la vio salir | Kaleb Gómez

    para María Minero

     

    Nadie la vio salir.

    La calle estaba

    translúcida y curiosamente sola.

    Tembló una vez su voz,

    como helada por un invierno íntimo.

    Tembló una sola vez y abandonó la casa.

     

    Por un instante

    su mano pudo asir la libertad,

    y la juzgó como una flor de plomo.

    read more

  • Movimientos de la leche | Andrea Alzati

    en aquellos días

    todas las fuentes

    de la ciudad

    escupían leche

    tan blanca

    que

    de haberlas

    visto de frente

    nos hubieran

    dejado ciegos

    read more