Poemas

  • A la espera

    Por ahora
    no estoy muriéndome.

    No estoy cantando
    ni despidiéndome de nadie
    ni llorando por gracias o de nada
    ni compartiendo el pan o el vino
    por ahora.

    Ya sé que no tengo razón,
    que le pido al serrucho
    que haga un árbol con trozos de madera
    y al martillo, en silencio, que acaricie.

    Pero en dónde, como no sea en la sombra,
    puedo siquiera buscar luz
    o nada más buscar
    y encontrar, por ahora, lo que sea.

    Estoy a la espera de señales
    claras, explícitas, rotundas
    en el tiempo, en el agua, en una nube
    o en los asientos del café:

    señales que desmientan
    que, hasta la fecha, nada
    quiere decir ni ha dicho nunca nada.

    Los extraños escondites de la pasión

  • De la nada

    Apareces,
    te asomas de la nada,
    y el sol, tras la tormenta,
    parece respaldarte como un cómplice.

    Yo pienso de inmediato en otros tiempos:
    recuerdo con ternura
    la mirada inicial de aquel otoño
    y desempolvo aromas, paisajes, ocurrencias
    y charlas animadas —dijera el novelista.

    Hoy, lo que son las cosas,
    paso a tu lado sin mirarte,
    cuidándome, ya que no el corazón,
    sí ―no me culpes―
    la bolsa del dinero.

    Tortuga 2009