Ensayo

  • Epigramas, un texto para el siglo XXI | Edgar Antonio Robles Ortiz

    Leyenda de un marginal

    Hablar de Dufoo hijo es enfrentarse a una red de paradojas: un libro de epigramas que en su mayoría no lo son; un autor clásico a la vez que marginal; el escritor total detrás de un sólo libro.[1] No es extraño que la escasa (aunque ilustre) crítica alrededor de su obra apenas haya esbozado un débil acercamiento a su complejidad, sin haber profundizado en ninguna ocasión. Aunque considerarlo un escritor aparentemente “al margen” parece describirlo bien, Dufoo es más que un autor fuera del canon. Es el autor más singular de la literatura mexicana. read more

  • Óscar Collazos: De la mano de la muerte | Manuel Cortés Castañeda

    Tomar la biografía de un escritor y hacer de ella la razón última y definitiva de su producción literaria me parece un error tan obvio y desafortunado que no vale la pena comentarlo. Indudablemente, de una u otra forma, una obra literaria está ligada a su creador –y algunas mucho más que otras–, pero ni siquiera en las obras autobiográficas la vida del escritor es suficiente para explicar los pormenores de su creación. En el acto de escribir siempre hay algo que se nos sale de las manos o se nos queda entre líneas, aparte del lenguaje mismo en cuanto tal, ya que hagamos lo que hagamos éste termina convirtiéndonos en su instrumento. La memoria, tan acostumbrada a deformarlo todo, también juega en contra de esta ilusión. Todo escritor debería de saber, por simple intuición o angustia frente a lo que en el proceso creador nunca se nos revela, que cuando más se quiere ahondar en el conocimiento de sí mismo es cuando menos se sabe lo que se es y, mucho menos, lo que se fue o lo que se quiere ser. La sed de originalidad es otra de las paradojas que aleja al creador de su propio yo y sus fantasmas. De la vida del escritor no se debe tomar nada para explicar su obra; si es indispensable, sólo lo absolutamente necesario, nos advertía Fernando Pessoa. read more

  • Sobre Voltaire | G. K. Chesterton

    Traducción de Armando Pinto

     

    Toda historia cristiana comienza con aquel gran evento social en el que Herodes y Pilatos se estrecharon las manos. Hasta ese momento, como todo mundo en los círculos sociales sabía, no estaban en buenos términos. Algo llevó a cada uno a buscar el apoyo del otro, una vaga sensación de crisis social, aunque poco sucedía, salvo la ejecución de una ordinaria sarta de criminales. Ambos gobernantes se reconciliaron el mismo día en el que uno de esos convictos fue crucificado. Eso es lo que mucha gente entiende por Paz, y la sustitución de un reino de Amor por uno de Odio. Ya sea que haya honor o no entre los ladrones, siempre existe una cierta solidaridad e interdependencia social entre los asesinos; y esos rufianes del siglo xvi que conspiraron para asesinar a Riccio o Darnley tuvieron mucho cuidado en poner sus nombres, y en especial los de los demás, en lo que llamaban una “banda”, de modo que en el peor de los casos fueran colgados juntos. Muchas amistades políticas, mejor dicho, evidentes camaraderías democráticas, son de esa naturaleza; y sus representes se sienten realmente apenados cuando nos negamos a identificar esa forma de Amor con la original idea mística de Caridad. read more

  • Entrevista a Pita Ochoa | Óscar Alarcón

    El infrarrealismo es más que Roberto Bolaño. Es cierto que el escritor chileno es la cara pública, sin embargo hay otros escritores. Se trata de una generación amplia. También olvidada. El 31 de julio de 2015, la librería Etcétera y María Villatoro organizaron una charla con Pita Ochoa, integrante de los infrarrealistas, quien conociera muy bien a Mario Santiago Papasquiaro, a Roberto Bolaño, a Piel Divina y a todos los poetas Infras.

    En punto de las cinco esperábamos que llegase Pita Ochoa. Le llamó a María Villatoro para avisarle que había tráfico pero que estaba entrando a Puebla. Para hacer menos larga la espera, María Villatoro leyó el manifiesto escrito por José Vicente Anaya y, a la mitad de la lectura, Pita Ochoa apareció en la librería.

    read more

  • La poesía y la ecología | Alberto Blanco

    Una de las más obvias y mayores aportaciones que ha hecho la ciencia de la ecología a la conciencia de nuestro tiempo es el saber que, aunque ya lo había demostrado Cristóbal Colón con su viaje al oeste para llegar al este (ese viaje que Cousteau calificó como el mayor desastre ecológico de todos los tiempos), el planeta en el que vivimos de veras es redondo. Su esfera levemente imperfecta no presenta límites visibles a lo largo y ancho de su superficie más allá de las que trazan los océanos. Las demás fronteras han sido y siguen siendo inventadas por el hombre. Y la ciencia de la ecología también nos ha hecho comprender que nuestro planeta es limitado. De hecho –todo esto es relativo– es pequeño. read more

  • Democratizar la actividad poética | Alicia González

    “Debe hacer calor en este poema”, dice un verso de Víctor Rodríguez Núñez. Y sí, sus poemas destilan canícula sin ser los poemas del clásico cubaneo. Un calor extraño porque lo supuran pese a que el ganador del Premio Loewe de Poesía de este año vive desde hace años en Ohio y no en esa isla que los cubanos siempre llevan a cuestas estén donde estén. Contra todo pronóstico, el jurado del Loewe, presidido por Víctor García de la Concha y formado por Francisco Brines, José Caballero Bonald, Antonio Colinas, Óscar Hahn, Cristina Peri Rossi, Soledad Puértolas, Jaime Siles y Luis Antonio de Villena, ha vuelto a dejar huérfanos a los poetas en castellano que ven, por segundo año consecutivo, cómo uno de los galardones más prestigiosos de la poesía en español vuelve a premiar los acentos de Iberoamérica.
    read more

  • Fantástica Argentina (hoy) | Federico Guzmán Rubio

    El tiempo no se detuvo hace treinta años, con los últimos cuentos de Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares. La literatura fantástica argentina ha seguido su curso y dista mucho de ser una imagen que se proyecte idéntica a la del pasado, como en Morel, o un recuerdo preciso que no deje de reproducirse, como en el caso de Funes. Las propuestas son muchas, variadas e imaginativas, algunas de ellas herederas sin complejos de esos grandes maestros; otras, por el contrario, han buscado incluso con desesperación perpetrar una traición que no acaba de concretarse. Pero quizá los que predominen sean los libros escritos con libertad y desenfado, abiertos a influencias venidas de cualquier mundo, y de ninguna manera obsesionados con reivindicar un género que en Argentina está normalizado: en Buenos Aires no existen escritores fantásticos militantes, de la misma forma que en el Corán no hay camellos. read more

  • El cálculo infinitesimal. Cuatro fotógrafos | Matías Serra Bradford

    André kertész. Las fotos más silenciosas de todas las que sacó son de lectores. Las reunió, como era debido, en un libro. Esas imágenes muestran a personas que sostienen un ejemplar o el diario del día en lugares que simpatizan con la tarea. Fue Kertész el que se dio cuenta que a los que había que fotografiar era a los lectores, que cultivan la decencia del anonimato, y no a los escritores, demasiado conscientes, presumidos, mil veces vistos. A personas que incorporan la lectura como una práctica natural en su vida, no como un lujo o una ostentación, de ahí que para ellas sea imprescindible. Kertész registra como nadie la concentración del lector (que el fotógrafo copia). En imágenes equidistantes del infinito, Kertész muestra a un monje y a un vagabundo leyendo, en un claustro y en la calle, y los dos revelan la misma apetencia. read more

  • Juan Soriano, alquimista del pincel | Antonio Nájera Irigoyen

    (WEB)

    A diez años de la muerte de Juan Soriano (1920-2006), su obra surge con mayor vigencia que nunca. Y el Museo de Arte Moderno, que ya había tenido el tino de acogerlo en un par de ocasiones, ha decidido rendirle homenaje con una muestra que reúne cincuenta obras del Centro Cultural Juan Soriano de la Secretaría de Cultura de Morelos, los Museos Amparo y Soumaya, el Club de Industriales, y las colecciones privadas de Marek Keller y otros particulares. read more

  • House of cards: la monstruosidad del melodrama | Fernando Montenegro

    La propuesta de Netflix es violenta. De eso ya no tengo ningún tipo de duda. House of cards es la punta de esa espada o ese garrote, no sólo por ser su serie más emblemática (por lo menos en principio), sino aquella que deja entrever los mecanismos propios del streaming, esta nueva (ya ni tan nueva) forma del entretenimiento y la cultura. read more