CRÍTICA 171

Revista Cultural de la Universidad Autónoma de Puebla
  • Tres poemas | Rocío González

     

    Lo que sé:

    siempre es una historia de fantasmas

    una historia inequívoca de ausencias

    de juventud perdida o malgastada

    de amores sin pájaros ni vuelos

    de un saber de transparencia impío.

    Y como si nuestra incredulidad actual  tuviera por causa contingente la muerte de los dioses.

    read more

  • Epigramas, un texto para el siglo XXI | Edgar Antonio Robles Ortiz

    Leyenda de un marginal

    Hablar de Dufoo hijo es enfrentarse a una red de paradojas: un libro de epigramas que en su mayoría no lo son; un autor clásico a la vez que marginal; el escritor total detrás de un sólo libro.[1] No es extraño que la escasa (aunque ilustre) crítica alrededor de su obra apenas haya esbozado un débil acercamiento a su complejidad, sin haber profundizado en ninguna ocasión. Aunque considerarlo un escritor aparentemente “al margen” parece describirlo bien, Dufoo es más que un autor fuera del canon. Es el autor más singular de la literatura mexicana. read more

  • De la brevedad | Félix Terrones

    Anónimo

     

    Es el autor más antiguo de todos y también el más prolífico cuando se trata de obras maestras. A él le debemos el Popol Vuh, Las mil y una noches, la saga de Gilgamesh, los cantares del Cid y de Roncesvalles, también el Lazarillo de Tormes, entre muchos otros. Nadie ha visto su rostro, nadie conoce su nombre. Por comodidad, le llamamos anónimo como si con esa palabra pudiéramos llenar el vacío. ¿Qué ocurrió para que de él no quedara otro recuerdo que sus libros? Acaso el miedo de ser conocido, el desinterés por su persona, la falta de vanidad, o bien la censura le obligaron a desaparecer. Quién lo sabe. En cualquier caso no podemos adivinar sus facciones, conocer sus opiniones, rastrear sus enemistades y amores. read more

  • Tres poemas | Boris A. Novak

    Versiones y nota introductoria de Laura Repovš y Andrés Sánchez Robayna

     

     

    En el panorama actual de la literatura eslovena, Boris A. Novak –poeta, ensayista, traductor,  autor escénico– ocupa sin duda un lugar de importancia decisiva, tanto por la singularidad de su voz como por el alcance y la profundidad de su obra. Nacido en 1953 en Belgrado, vive desde su adolescencia en Eslovenia. Presidente del PEN Club de su país, desde 2002 ha sido, además, vicepresidente del PEN Club Internacional. Editó Nova Revija, publicación mensual que ejerció un considerable influjo en la escena cultural eslovena. Además de poseer una dilatada obra como crítico y ensayista –con libros tan representativos como Las formas del mundo (1991), repertorio histórico de formas poéticas, o Salto immortale (2011), estudio sobre la traducción literaria, en dos volúmenes–, ha traducido al esloveno a numerosos autores, desde poetas provenzales hasta algunos autores del área eslava, pasando por Mallarmé, Valéry, Jabès o Seamus Heaney, entre otros. Ha escrito asimismo libros de literatura infantil y juvenil. Es profesor del Departamento de Literatura Comparada y Teoría Literaria de la Universidad de Liubliana. read more

  • Los persuasores de la muerte | Lobsang Castañeda

     

    El guiño de Hegesias

     

    Debo confesar que me traspasa una rara fascinación por lo inútil, un cariño sincero por lo inservible. Me embelesan las máquinas inoperantes, los cuadernos de apuntes, los edificios abandonados. Me hipnotiza lo maltrecho o, mejor aún, la certeza de que lo funcional puede estropearse en cualquier momento. Los que me conocen saben que prefiero mantenerme a la expectativa, sin concretar, que me gusta lo oscuro y lo silente, la quietud y el desencanto, todos los libros, todas las sombras, todos los desvíos. Y saben también que, precisamente por mi afición al despropósito, estoy lejos de considerarme un defensor de las causas perdidas. Por el contrario, mi voluntad de lucha siempre ha sido escasa e invisible. No peleo, resisto. read more

  • Óscar Collazos: De la mano de la muerte | Manuel Cortés Castañeda

    Tomar la biografía de un escritor y hacer de ella la razón última y definitiva de su producción literaria me parece un error tan obvio y desafortunado que no vale la pena comentarlo. Indudablemente, de una u otra forma, una obra literaria está ligada a su creador –y algunas mucho más que otras–, pero ni siquiera en las obras autobiográficas la vida del escritor es suficiente para explicar los pormenores de su creación. En el acto de escribir siempre hay algo que se nos sale de las manos o se nos queda entre líneas, aparte del lenguaje mismo en cuanto tal, ya que hagamos lo que hagamos éste termina convirtiéndonos en su instrumento. La memoria, tan acostumbrada a deformarlo todo, también juega en contra de esta ilusión. Todo escritor debería de saber, por simple intuición o angustia frente a lo que en el proceso creador nunca se nos revela, que cuando más se quiere ahondar en el conocimiento de sí mismo es cuando menos se sabe lo que se es y, mucho menos, lo que se fue o lo que se quiere ser. La sed de originalidad es otra de las paradojas que aleja al creador de su propio yo y sus fantasmas. De la vida del escritor no se debe tomar nada para explicar su obra; si es indispensable, sólo lo absolutamente necesario, nos advertía Fernando Pessoa. read more

  • Sobre Voltaire | G. K. Chesterton

    Traducción de Armando Pinto

     

    Toda historia cristiana comienza con aquel gran evento social en el que Herodes y Pilatos se estrecharon las manos. Hasta ese momento, como todo mundo en los círculos sociales sabía, no estaban en buenos términos. Algo llevó a cada uno a buscar el apoyo del otro, una vaga sensación de crisis social, aunque poco sucedía, salvo la ejecución de una ordinaria sarta de criminales. Ambos gobernantes se reconciliaron el mismo día en el que uno de esos convictos fue crucificado. Eso es lo que mucha gente entiende por Paz, y la sustitución de un reino de Amor por uno de Odio. Ya sea que haya honor o no entre los ladrones, siempre existe una cierta solidaridad e interdependencia social entre los asesinos; y esos rufianes del siglo xvi que conspiraron para asesinar a Riccio o Darnley tuvieron mucho cuidado en poner sus nombres, y en especial los de los demás, en lo que llamaban una “banda”, de modo que en el peor de los casos fueran colgados juntos. Muchas amistades políticas, mejor dicho, evidentes camaraderías democráticas, son de esa naturaleza; y sus representes se sienten realmente apenados cuando nos negamos a identificar esa forma de Amor con la original idea mística de Caridad. read more

  • Al filo de ser desaparece | Felipe Vázquez

    En los vasos rotos de tu nombre

    no hallé el vaso ni la zarza ni

    el eco del vino entre las naves,

    hallé en mi sangre

    los vidrios de la sed, la nada

    ardiente al filo de mis huesos, la

    falla en fila de bisontes me decide.

    read more

  • Rosas negras, de Ana García Bergua | Rosana Ricárdez

    Escarabajo encandilado

     

    Ana García Bergua, Rosas negras, Ediciones Era, México, 2015, 201 p.

     

    La originalidad ha sido y será uno de los temas al que podamos referirnos cuando hablemos de literatura: que si éste me remite a aquél, que si el tráfico de ideas es el único reino real de este mundo, que si mis referentes exclusivos son también los varios miles de escritores en el mundo. Al final, la literatura seguirá tratando del cómo. Rosas negras es eso. Un cómo no sólo ameno sino divertido, con mucha ironía y con una precisión asequible sólo para la ficción. read more

arte

Galerías de los diferentes artistas que ilustran número con número la Revista Crítica.